La voz de Kamina

Archivo del autor

La voz de Kamina cambia de url, y pasa a ser:

La Administración Confiable

Management y RR. HH. Para monos cilindreros

¡Visitános en nuestra nueva dirección!

Hace apenas unos días atrás, el senado de la república aprobó la iniciativa de ley para el registro nacional de teléfonos celulares, también conocida como la Ley Malova, por las iniciales del senador Mario López Valdez, principal impulsor de dicha ley. Según esto, las operadores telefonicas están obligadas a registrar a todos aquellos que tengan o contraten un teléfono celular tanto en la modalidad de prepago como a plazo de tiempo fijo. Dicha modificación a una fracción del artículo 64 de la Ley Federal de Telcomunicaciones, pretende ser una medida anti secuestro y anti extorsión y de entrada parece una iniciativa noble, pero, ¿De verdad nos beneficia a los ciudadanos? analicemos un poco la situación.

Primero. A hoy en día, cualquiera puede adquirir un teléfono en modo prepago sin papeleo alguno.

Este es una de las principales razones de la creación de dicha ley. Lo cual me parece no inaúdito, sino una simple estrategía comercial para vender que las empresas de telefonía celular han solapado por años. cuando en realidad, ES ALGO QUE DEBERÍA ESTAR REGULADO Y CONTROLADO de la misma forma que los contratos a plazo fijo.

Lo malo de la nueva ley, es que ahora uno tiene registrar no sólo su domicilio, sino entregar la huella digital

¿Por qué es malo esto? Simple. Las telefonías celulares, trabajan en su mayoría bajo el esquema de tercerización, miles de consecionarios a lo largo y ancho del país, registran a millones de usuarios cada día. Lo que implica que su huella dactilar quedará registrada en la base de datos de su consecionario. ahora pensemos un poco. Si el consecionario es algo deshonesto, ¿Quién le garantiza a usted que el mismo consecionario, o quizá alguno de sus empleados no pueda usar esa misma información para cometer un ilicito? Se da cuenta de la gran paradoja que esto representa. Generalmente suelo cuestionar a Telcel, pero ellos mismos han sido los primero en poner está gran debilidad de la ley del registro de celulares en evidencia.

Segundo. ¿Para qué hacer un registro, si las empresas de telefonía ya tienen información de sus clientes a plazo fijo? ¿No sería más rápido y seguro obligar a las telefonicas a regular sólo la situación de los prepagos sin la entrega desprotegida y forzada de nuestra identidad digital a terceros?

Tercero. La ley obliga de forma inmediata a las telefónicas a entregar toda la información que las dependencias de gobierno requieran, incluyendo llamadas teléfonicas, Mensajes de texto, estados de cuenta, mensajes de voz, etc. Lo cual suena maravillo para detener a un extorsionar, pero de nuevo surge la pregunta ¿Qué pasa si un político deshonesto necesita librarse de alguien? Una simple alusión a la ley de registro de celulares y listo, toda la información personal de quien quiera para poder hacer lo que le venga en gana.

Me parece que, nuestros diputados y senadores en lugar de ponerse a probar leyes a lo loco para cumplir su famosa meta de 100 días, necesitan rodearse de expertos en el área que les permitan con objetividad analizar la situación y cambiar mucho el esquema de está ley alevosa que atenta directamente contra la privacidad de los ciudadanos, ¿Por qué tenemos que pagar el plato roto nosotros siempre?

!Hola a todos!

Hace ya algún tiempo que no actualizaba este pequeño y humilde espacio virtual desde donde pretendo difundir mis ideas acerca de la administración. Mi idea es hacer volver a los orígenes a todos aquellos que están al frente de una o más organizaciones, y redimir por el buen camino a aquellos que, sin conocimiento alguno de administración, recursos humanos o alguna otra de las ciencias administrativas, han sido puestos para dirigir el destino de toda una organización y sus allegados.

Pero no es ese el motivo de este mensaje. El problema es, el dilema es… una vez más, he sido plagiado. En este mundo tan lleno de ideas, tan lleno de colores, sabores, olores tan distintos y tan sencillos, tan iguales y a la vez tan complejos, siempre hay espacio para las ideas. Las ideas nacen y se desarrollan en la mente del ser humano. Son parte de su ser, y en muchos momentos son ellas quienes le han dado la inmortalidad tan anhelada a sus creadores. Pero junto con las ideas y los grandes idealistas, están esas sombras mortecinas tan innombrables y tediosas. Aquellos que se ocultan, que se escoden y se escabullen, seres tan perezosos como aburridos, faltos de imaginación, cuadrados, ambiguos y sobre todas las cosas párasitos.

Tales son los adjetivos que ellos merecen recibir. Los ladrones de ideas no piensan mucho, todo lo buscan fácil, y encuentran su nicho en todos lados. Y van por ahí, fingiendo que saben algo, impresionando a todos, poniendo esa falsa cara de sabíduria y comprensión, cuando en realidad son todo lo contrarío. Por eso te digo a tí, a tí que plagiaste una perla de mi pensamiento, tú que pensaste que con sólo cambiar algunas frases, nombres y palabras no me daría cuenta. Tú, que no tuviste tacto para respetar el trabajo ajeno, a tí, simplemente te digo…. ¡Ladrón!

Hoy mientras veo como llueve y de forma inevitable tuve que mojarme he venido a hablarles de un asunto muy importante. La motivación de personal. Pero no voy a hablar aquí de falsas verdades disfrazadas de doctrinas como lo hacen los motivadores profesionales, ni tampoco voy a hablar sobre los muchos beneficios que esto traería a su empresa, es más, le dire la verdad más grande sobre el asunto.

Un empleado bien motivado es un empleado productivo y feliz

Así de simple, no necesita una regla más básica que esa, ¿Listo para tirar a la basura esos costosos libros sobre motivación y superación personal? Entonces siga leyendo. El ser humano por naturaleza necesita de un motivo para todo, su existencia se basa en un motivo de vida, y aquellos que encuentran el motivo de su existencia son simplemente felices sin importar a que se dediquen. Por eso, muchos no pueden explicarse como a veces gente tan humilde como el conserje de la escuela, el que recoge la basura todos los días o un humilde maestro puedan ser felices en medio de un mundo tan competitivo y hostil.

En las relaciones laborales la premisa es la misma. Un empleado no trabaja mejor sólo porque usted habla muy bien, o porque es un gran líder o por amor a la camiseta. Se que está pensando que estoy mal en este último punto, pero es aquí donde precisamente radica la parte central del asunto.

Si los objetivos de la empresa son acordes al plan de vida o los deseos y necesidades del empleado, por supuesto que trabajará con más ganas, y entonces podrá decir que tiene “amor a la camiseta”

Fuentes de motivación del personal

¿Puede darse cuenta entonces del problema? Muchas empresas trazan objetivos basados en los deseos, necesidades y a veces sentimientos de sus altos mandos, lo que es más, a veces los mandos medios son quienes imponen sus propios deseos por encima de todo lo demás, lo que hace que simplemente aquellos empleados que no se sientan identificados, simplemente vayan perdiendo motivación e intéres. Entonces hablando llanamente, podemos citar las siguientes fuentes de motivación hacia su personal que, combinadas, le garantizan el éxito en sus relaciones laborales.

  1. Económica: El talón de aquiles de la gran mayoría de los altos funcionarios es este. He visto grandes empresas fracasar y entrar en crisis por algo tan simple como olvidar motivar económicamente a sus empleados o negarse a hacerlo por la simple avaricia del dueño, o en su defecto por el deseo de quedar bien con el dueño de parte de los mandos medios. Un empleado que es obligado a trabajar horas extra sin remuneración alguna o peor aún bajo la amenza de perder el empleo por supuesto que nunca más trabajará igual. Un empleado que se esfuerza por lograr un objetivo y al llegar a la meta no es recompensado económicamente, verá con desilusión como su esfuerzo fue en vano, y por supuesto, aunque a usted le duela, la realidad es que usted lo está explotando de forma artera y vil
  2. Moral: Un empleado jamás se sentirá motivado cuando usted lo obligue a hacer algo moralmente reprochable, cuando atente contra sus ideas y aún contra sus principio religiosos. Por el contrario, cuando puede hallar en usted un líder moralmente intachable, trabajará más a gusto, sabiendo que usted es un jefe que puede comprenderlo. Pero además, motivarlo con palabras de aliento también es eficaz porque le hace sentir que es parte importante del equipo y le levanta la moral.
  3. Material: A veces dar sólo dinero no es suficiente. En este caso, una pequeña motivación material es el método adecuado de levantar los ánimos en su personal, esto puede lograrse a través de reuniones informales de convivencia, premios en especie como artículos promocionales de la empresa gratis, cupones de descuento, vales de despensa, la conseción de un día franco después de una larga y extenuante jornada de trabajo, etc.
  4. Ambiental: ¿Cómo es su ambiente de trabajo? Muchos empleados pierden la motivación al estar encerrados entre paredes monótonas, grises, aburridas. Lo que es más, tener al jefe encima todo el tiempo o asistir con demasiada regularidad a juntas que a veces siendo honestos no resuelven nada, destruyendo la moral de sus trabajadores. Mejore las condiciones ambientales, cambie el color de la oficina por uno más alegre, ponga algo de música de fondo para relajar el ambiente, sonría y salude a sus empleados, que puedan sentir la calidez de su persona, fomente la convivencia y como ya hemos mencionado antes, provea vías de escape como una pequeña sala de estar, pequeños tiempos controlados de relajación, una cafetera siempre disponible, etc. Le sorprenderá lo mucho que esos pequeños detalles pueden hacer por su personal.

Errores comúnes en el trato y motivación del personal

Para aclararle mejor las cosas, vamos a hacer una pequeña, pero bien nutrida lista de errores comunes que se comenten a diario en las empresas y que destruyen, asesinan la moral de sus empleados, ir reduciendo esta lista dentro de su organización debe ser una prioridad.

  1. No pagar horas extras
  2. Usar el pretexto del amor a la camiseta para obligar al empleado a hacer cosas que no desea o no son su trabajo
  3. Romper las barreras interdepartamentales obligando al empleado a realizar tareas que le correponden a otro departamento (no importa cuanto lo justifique, el empleado jamás estará contento con esto)
  4. Amenazar al empleado con despedirlo si no realiza tal o cual actividad
  5. Favorecer descaradamente a un empleado por encima de otros sin que tenga al menos mérito
  6. Poner en un puesto crítico al amigo / pariente / novia / amante / esposa / hijo por encima de alguien mejor capacitado
  7. Menospreciar su trabajo y jamás darle reconocimiento
  8. Tratarlo como sirviente
  9. Obligarlo a realizar actividades fuera de la oficina que no esten relacionados con el trabajo
  10. Llamarlo a su casa (o ir por él) en sus días de descanso para que realice tareas que pueden esperar
  11. Prometer un ascenso o aumento de sueldo y no cumplir
  12. Hacerlo esperar demasiado para aprobar algo sólo porque somos el jefe
  13. Menospreciarlo como persona
  14. Menospreciar a su familia
  15. Gritarle por cualquier cosa y hacerlo víctima de nuestro mal humor

¿Se da cuenta que muchos de estos errores los ha cometido muy seguido? ¿Se da cuenta porque en la mayor parte de las ocasiones contratar a un motivador para que los haga gritar y saltar no da frutos, sino al contrario le vacía la cartera inútilmente? La parte más díficil es aceptar que él también es persona, que también siente y tiene sus momentos y días díficiles y pesados, cuando usted siente empatía hacia ellos y lo trasmite, los empleados lo veran con mejores ojos y trabajaran en armonía. Pero si usted adopta una actitud de “es su trabajo y si no lo hacen que se larguen a otro lugar”, entonces dejeme decirle que es usted un miserable, y lo que usted necesita no son empleados, sino esclavos.

Ya se que es algo atrasado, pero la verdad he estado muy ocupado reorganizando muchas cosas que se habían salido de control y aplicando ajustes y correctivos. También se que tenía algo olvidado el blog y aún tengo pendiente de revisar los artículos ya publicados, pues por la prisa algunos de ellos tienen algunos detalles que me gustaría corregirles. Pero hoy he querido terminar este post sobre el famoso BlogDay, y para no romper la costumbre, las reglas:

  1. Encontrar 5 nuevos blogs que consideras interesantes.
  2. Informar o advertir a los autores seleccionados tu recomendación para el BlogDay.
  3. Escribir una descripción corta de cada blog y enlazarlos.
  4. Publicar una entrada el 31 de agosto, el BlogDay, mencionando los 5 blogs que recomiendas
  5. Agregar el tag BlogDay de Technorati: http://technorati.com/tag/blogday2008 y un enlace al sitio BlogDay

Aquí mi lista:

  1. Developer at work: Este blog me gusta leerlo por la profundidad con que trata ciertos temas sobre ingenieria de software y gestión de proyectos. Altamente recomendable si te interesa este campo de TI, además su autor es algo extraño (por no decir g33k) y hace unas presentaciones igual de extrañas que él, pero se disfrutan bastante.
  2. The Dream Machine: Un blog bastante miscelaneo, pero que siempre tiene algo fresco y curioso que contar.
  3. Jorgelig: Si eres un desarrollador traumado porque no te salió tal o cual código, entonces te gustará este blog, ya que su dueño va exponiendo la solución a muchas dudas, problemas y detalles que le salen a la hora de desarrollar una aplicación.
  4. De software libre: Ricardo Galli siempre tiene algo interesante que decir o denunciar.
  5. El calabozo del androide: Noticias e información sobre gaming, bastante útil para mantenerse informado sobre ese mundillo.
Etiquetas:

¿Preocupado porqué sus empleados no son eficaces en lo que hacen? Es posible que si lo este, y sino lo está, pues debería estarlo, se ha preguntado, ¿porqué no puede aumentar la productividad en mi empresa? Hoy le voy a contar algo que muy pocos hacen, aunque de antemano lo saben, pero prefieren gastar mucho dinero para dejar que otro venga y le diga exactamente lo mismo a sus empleados. Pero antes de empezar, déjeme poner esto muy en claro. Las empresas que se dedican a dar cursos de motivación personal a sus empleados, lo han engañado por mucho tiempo para sacarle dinero ¿Intrigado? una vez más digo, debería. Veamos ahora, cuales son esos “secretos” que usted ha pasado por alto y que pudieron evitar que gastará miles de pesos en costosos cursos que sus empleados olvidaran al siguiente día.

  1. Salude a sus empleados: No hay nada de malo en ello, no los trate como si tuvieran una enfermedad contagiosa mortal, salúdelos y devuelva el saludo cuando ellos lo saluden. Muchas veces, el descontento del empleado empieza por ahí, ¡construya buenas relaciones con sus empleados!
  2. Sonría: Si, una sonrisa puede mucho, se sorprenderá de cuan productivo puede ser un empleado que empieza su jornada laboral con una sonrisa.
  3. No les mienta: Esto lo hemos dicho muchas veces, y lo seguiré insistiendo, sobretodo porque es una práctica demasiado recurrente en las empresas. Un empleado que sufre más de una decepción en su ambiente laboral, ya es un foco de productividad baja y descontento laboral
  4. Interésese por ellos: Vea que necesidad tienen en su puesto de trabajo, ¿hay algo que se pueda hacer para que su estancia sea más relajada en el trabajo? Cuando usted se olvida que un cierto empleado o departamento existen, estos empiezan a trabajar por su cuenta, a trazar objetivos diferentes a los que su empresa necesita, pero sobre todo a no trabajar, total, “si la empresa me olvida, a mi se me olvidará trabajar”
  5. No les cargue la mano: No le cargue la mano con su trabajo a un empleado, mida el nivel de productividad encargándole trabajos pequeños, vea hasta donde puede llegar, y en base a ello, ofrezca retos mayores.
  6. No se olvide de remunerarlo por los extras: Esto le dolió, ¿verdad? Un empleado que no es remunerado por su justo trabajo, no trabajará bien, ni a gusto (y no habrá discurso motivador que lo haga cambiar de parecer), incluso evitará trabajar y propiciará lo mismo en sus compañeros.
  7. Recuerde que no son sus esclavos: No les quite prestaciones, no los use para hacer trabajos en su casa, departamento, residencia, etc. Gratis nadie hace nada.
  8. Capacítelos constantemente: Y no me refiero a mandarlos solo a tomar cursos de superación, quizá haya alguna herramienta nueva que deban conocer, algún procedimiento o metodología innovadora que ellos podría utilizar en su empresa, no los estanque porque haciendo esto, está estancando a su empresa también
  9. Proporcione las herramientas adecuadas para su trabajo: ¿Se necesita un taladro para trabajar? proporciónelo, ¿una computadora nueva? désela, ¿porqué limitarlo dejándolo sin sus instrumentos básicos de trabajo? La clave para que esto funcione por supuesto es que usted mantenga un estricto control sobre sus activos. Si el empleado realmente justifica la adquisición de eso que le hace falta, ¿por qué se lo retrasa? ¿Porqué solo da largas al asunto? ¿Porqué exige calidad si usted no da lo que se necesita?
  10. Generé espacios para liberar el stress: En una ocasión, mientras trabajaba en una distribuidora comercial, el dueño vio con malos ojos la improvisada mesa del café que el gerente había hecho para sus empleados, esto porqué ellos aprovechaban este breve momento para hacer una charla sencilla y relajarse unos minutos, inmediatamente lo mando a quitar, como resultado de esto, los empleados empezarona meter clandestinamente ya no solo café, sino comida a sus lugares de trabajo, ¿no era mejor dejar que esparcieran por unos minutos a invadir todas las oficinas con olor a comida aún en horas críticas de trabajo? Cuando usted deja que el empleado liberé todo ese stress que diariamente se echa encima, este regresará a su lugar de trabajo más tranquilo y con la mente clara. En lugar de prohibirlo, establesca tiempos y / o condiciones para ello, sus empleados se lo agradeceran y lo veran como un autentico héroe

Es curioso como estás son la mayoría de los reclamos de los empleados de cualquier empresa, lo que no es curioso sino alarmante, es como los mismos empresarios ignoran estas necesidad de su plantilla laboral. Ahora, piense ¿Cuantos problemas legales se hubiera ahorrado si tan solo hubiera visto por las necesidades de sus empleados en su lugar de trabajo? ¿Cuantas huelgas innecesarias se hubieran evitado si usted se hubiera sentado a escucharlos? ¿Cuantos despidos y contrataciones fugaces para cubrir de emergencia un puesto se hubiera ahorrado de haber remunerado de forma decorosa a sus empleados?

Ahora, ¿por qué dije al principio que estás empresas lo están engañado? Porque la mayoría de estás empresas, solo le dicen al em pleado lo que él quiere escuchar, algo que por supuesto no le ayuda en nada. Otras, lo tratan de elevar a las estrellas sin siquierá darle un indicio de que es lo que debe hacer para ser mejor en realidad, algo como “tu puedes ser mejor hoy, porque eres una gran persona” no sirve, yo sé que soy una gran persona, y sin embargo, si al día siguiente mi jefe me llama a su oficina a las 7 AM para una junta sin sentido, lo maldeciré por el resto del día y no trabajaré bien por el resentimiento, esa es la situación que ocurre en muchas empresas hoy en día. Quizá para este momento usted este diciendo, “bueno Kamina, eso ya lo se, ¿porqué me dices lo obvio?” Y si lo sabe, ¿porqué no lo hace?

Para terminar lo dejo con está pregunta, ¿cree usted que si un empleado le deja botado el trabajo a mitad de un inventario, es solo porqué es un hombre flojo y sin criterio profesional? Antes de juzgar, condenar y crucificarlo, piense, ¿Cuanto contribuyo usted con su negligencia y descuido a que eso pasará? Si ha reconocido que usted también tuvo una gran participación, ¡Felicidades, está empezando a darse cuenta de cuan importante es cuidar a sus clientes internos! Pero sino es ese su caso, bueno va por buen camino hacía la destrucción y la quiebra.

¿Sabía usted que las grandes corporaciones como Google, Microsoft, Yahoo entre otras se han dado cuenta de esto hace mucho tiempo? Es por esto que sus empleados son altamente eficaces y comprometidos con la empresa.

Lunes, ¡oh lunes fatal! Tú que sucedes al domingo con su risa matinal y su complicidad vespertina. Tú que me azotas de tajo a la realidad y me recuerdas que ya es hora, que ya es tiempo. Y si recuerdo lo de anoche, y ¡Uff, que noche! será solo un consuelo fugaz que permanecerá solo unos minutos. Antes que mi mente se atrofie, antes que sea devorada por la inmensidad.

Si… ¡Odio los lunes!